Temple por inducción

El temple por inducción es un proceso cada vez más aplicado en el tratamiento térmico de piezas de acero. Los fabricantes han aumentado su demanda de esta tecnología para componentes de calidad.

En contraste con la cementación, el temple por inducción no requiere calentar toda la pieza. El calentamiento se localiza en aquellas áreas donde se desean los cambios metalúrgicos. 

El proceso es una combinación de transferencia de calor electromagnética y fenómenos metalúrgicos. Una pieza se calienta a la temperatura necesaria para la transformación de fase a austenita y se enfría. 

Una de sus ventajas es que proporciona una fina capa de grano martensítico en áreas específicas de la pieza. Esto incrementa su dureza y resistencia a la fatiga y permite mantener sus características en la parte no afectada por el proceso. También dota de grandes tensiones compresivas a la superficie de la pieza.

Temple por inducción